Actualmente, no hay una legislación que penalice a quienes insultan a las personas a través de las redes sociales, lo cual es un retraso, según el abogado Jaime Lombana.

El penalista lamenta que cualquier usuario lanza improperios contra otros internauta, funcionarios o personajes públicos y eso queda allí.

Y es que en las redes se ve todo tipo de palabras obscenas sobre determinados personajes de la vida pública o privada.

Es una conducta bastante frecuente que viene en crecimiento desde hace unos años sobre todo por la facilidad de esconderse tras un perfil.

Algunas veces sin foto, sin nombre y hasta sin seguidores o publicaciones -los llamados bots- actúan como jueces y parte en las diatribas.

Estos terminan disparando insultos, bajo la protección del anonimato que permiten las plataformas digitales.

Ahora, ¿se puede luchar contra ese flagelo sin sobrepasar el límite entre la legislación y la censura?

“Las personas pueden rectificar, pero no pasa nada», dice Lombana, quien desde 2019 viene abordando ese tema como un punto que necesita legislación, no para coartar la libertad de expresión, sino, según el penalista, para garantizar el honor de quien es aludido con irrespeto en las redes.

Incluso, para el abogado, el hecho de que no haya medidas concretas contra quienes insultan detrás del teclado puede provocar escenarios de mayor violencia.

Es decir, los mensajes con insultos están alcanzando niveles de delitos de odio -sostiene- sin que haya un avance a la par de las regulaciones de ley.

“La incitación a la violencia, la ofensa a las personas por su género o su sexualidad es algo que ya llegó a su límite (…) Debe haber una reforma legislativa ante los delitos de injuria y calumnia por redes sociales”.

Lombana espera que las instituciones del Estado, especialmente el Congreso, logre un consenso para estudiar y generar legislación al respecto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *